Sobre mi...

Me encanta la jardinería y como casi todos empecé con unos tomates en una maceta para probar, empecé a sentir gran curiosidad por la horticultura leyendo libros, foros y realiando cursos. De las macetas pasé a tierra, primero con un huerto de 100m2, luego otro de 500m2 y ahora cultivo uno de 2000m2 en ecológico, dónde doy rienda suelta a mi pasión por las plantas, las hortalizas y mis animales.

SOBRE ESTE BLOG

Con este blog pretendo ir anotando de una manera sencilla todo lo que considero importante en el día a día de mi huerto ecológico a modo de diario, en el que quede reflejada la actividad que realizo en él, para mi propia consulta y para que pueda servir como referencia, ayuda o simple curiosidad a otras personas con mis mismas inquietudes.

Uso de abonos verdes

Los abonos verdes

Son cultivos robustos que se utilizan para mejorar y proteger los suelos. Son una herramienta valiosa en un huerto y se deberían incluir en los planes de cultivo. Los beneficios principales de su utilización son la mejora del drenaje, fertilidad, estructura, capacidad de retención de agua y control de malas hierbas.

Retienen los nutrientes en el suelo evitando que el agua los arrastre. Un vez que los abonos verdes se siegan y se descomponen los nutrientes regresan al suelo para que la siguiente cosecha los aproveche. También proporcionan al suelo una protección extra en la capa superficial, preservando su estructura de fuertes lluvias y otros fenómenos que producen erosión en el suelo.

Cultivo de abonos verdes.
 En el caso de las leguminosas(habas, guisantes…), éstas toman el nitrógeno del aire incrementando la fertilidad del suelo, por lo que resultan una opción muy interesante.

Se pueden cultivar en cualquier época del año, desde la primavera hasta el otoño.

El suelo se prepara como para cualquier otra siembra, pasando el rastrillo para que el suelo quede nivelado y a continuación se siembran a voleo las semillas o se siembran en pequeños surcos.  Deberían segarse e introducirse en el suelo antes de que se endurezcan demasiado y la descomposición sea más difícil y en el caso de los abonos verdes anuales debe hacerse antes de que florezcan. Las herbáceas como el trébol se pueden podar cuando florecen. Antes de plantar deja que pasen unas 4 semanas para dar tiempo al abono a descomponerse.

Cuando llegue el momento de incorporar el abono verde, segar con una hoz o desbrozador y utilizar un pala o azada para hundir las plantas en el suelo. Se puede poner encima una vez segado una capa de mantillo o acolchado para no tener que enterrar el abono verde.

Las especies más utilizadas son: veza, haba forrajera, guisante, lenteja, avena negra, centeno, mostaza, colza y nabo forrajero y especies no anuales como trébol blanco, trébol rojo y alfalfa.

Las gramíneas en general son interesantes por su crecimiento rápido y por tener raíces profundas que labran el terreno y sustraen nutrientes del fondo para depositarlo en la superficie, destacando especialmente el centeno que tiene la capacidad de mejorar suelos arcillosos y arenosos y cavar en gran profundidad.




      Centeno                                        




Avena







Las leguminosas como se ha dicho tienen la facultad de obtener N del aire para fijarlo a la superficie. Además son efectivas contra las malas hierbas. Es interesante realizar siembra conjunta de varias especies: leguminosas+gramíneas para profundizar la tierra a la vez que se protege la superficie y se aportan nutrientes. 


trebol rojo

    
       Trébol Rojo



     Haba Forrajea                         

comprar abonos verdes




Veza









abonos verdes como sembrar

0 comentarios:

Publicar un comentario